datos y contexto

  • Chile tiene un borde costero de 6435 Kilómetros y más de 30 ciudades emplazadas frente al mar
  • Entre las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, hay 346 centros de cultivo de salmones
  • En Chile se reporta un promedio de casi 10 fugas por año, estimándose en 410.000 peces fugados por año.
  • Según Serna pesca entre 2010 y 2018 se produjeron 87 fugas masivas de salmones
  • Del registro de fugas a la fecha, 3.583.423 peces corresponden al salmón atlántico, la especie más devoradora y que mayor impacto genera en el medio ambiente
  • La región de los Lagos es la región con más fugas de peces.
  • Los ríos y lagos del sur tienen cerca de 45 especies de peces nativos, siendo un ochenta por ciento de éstos endémicos y categorizados como especies amenazadas.
  • Las fugas de salmones tienen efectos catastróficos en la fauna marina, dado que, al ser especies carnívoras introducidas no poseen depredadores naturales y arrasan con otras especies para subsistir.
  • Según lo establecido en la Ley General de Pesca y Acuicultura Ante una fuga de peces las empresas deben capturar, al menos, el 10% de los peces escapados.
  • El año 2018, las empresas salmoneras reportaron ventas USD$ 5.168 millones de dólares, lo que equivale a 630 mil toneladas.
  • Se estima que a la fecha se han escapado 5 millones de salmones, de los cuales solo se han recuperaron 694 mil.